Urge diversificación energética para Arequipa

Una crisis energética se cierne sobre nuestro país, “hoy todas las voces concuerdan que para los años 2022 o 2023, los precios de la electricidad en el Sur se elevarán alrededor de 700% por la falta de generación eficiente y el uso de diésel para producirla, dado que las líneas eléctricas, construidas y pagadas por todos nosotros, no pueden resolver el problema de la confiabilidad del servicio”, advierte el Ing. Luis Espinoza Quiñones, ex viceministro de Energía.

El problema se origina porque actualmente la generación eléctrica está concentrada en el centro del país, lo que hace que la región Arequipa tenga que importar el 80% de la electricidad que consume, pues no se autoabastece pese a contar con los recursos naturales para hacerlo. En igual situación se encuentran todas las regiones del Sur, que sufren un déficit eléctrico mayor a los 400 MW.

En el 2022 este problema se agravará porque el Ministerio de Energía y Minas no ha cumplido con actualizar el marco normativo que permita y garantice la apertura del mercado a nuevos proyectos eléctricos renovables que satisfagan la demanda, la cual se incrementará para esos años debido al mayor consumo y al incremento de la población. Así lo sustenta el Comité de Operaciones del Sistema Interconectado Nacional (COES), que en su “Informe de diagnóstico de las condiciones operativas del SEIN período 2019 – 2028” indica que la demanda eléctrica superará a la oferta de generación eficiente, lo que conduciría a un escenario de crisis.

El retraso del gasoducto del Sur agrava más la situación, pues este proyecto, que originalmente estaba planificado para el 2020, ha sido postergado hasta el 2025 -lo cual se ha vuelto una fecha irreal de alcanzar-, dejando sin alternativas a la región Arequipa y al Sur del país. Este proyecto tenía por objetivo finalizar la dependencia energética de las regiones del Sur de la generación eléctrica producida en Lima, e iba a trasladar el consumo de gas hacia la zona Sur por la necesidad de diversificar la generación.

 “La única solución valedera para el Sur es la generación local, económica, eficiente y segura, que esté disponible las 24 horas”, afirma Espinoza. Esta incluye los recursos renovables con los que cuenta Arequipa, entre los que destacan la energía solar y sobre todo la geotérmica, que tiene mayor confiabilidad que la anterior porque brinda un suministro eléctrico constante durante todo el día.

La geotermia es la energía del calor de la tierra y genera electricidad constante durante las 24 horas del día, los 365 días del año, no es afectada por factores meteorológicos o estacionales, por lo que es una de las mejores alternativas renovables y estables en el mundo. Según estudios del Ministerio de Energía y Minas, Arequipa tiene un potencial de 497 MW para producir electricidad con geotermia, lo que equivale al 60% de la electricidad que usa la región actualmente.

Finalmente, el ex viceministro destaca que según la Ley de Seguridad Energética (N° 29970), del 2012, la seguridad de suministro se logra con la diversificación de fuentes y la desconcentración energética. “Hoy, Venezuela, un país rico en recursos energéticos, sufre masivos y prolongados cortes eléctricos por fallas en la Central Hidroeléctrica del Guri que provee el 67% de su demanda energética. Salvando distancias y tiempos, la raíz de ambas crisis es la escaza diversificación energética”, puntualizó.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
LinkedIn
YouTube
Email