Dirigiendo el foco hacía las industrias extractivas: Una entrevista con Åsa Borssén de Raw Talks

Recientemente tuve la oportunidad de hablar con Åsa Borssén de Raw Talks. Al entrevistar figuras influyentes en la industria de recursos y publicándolos en su plataforma de videos, Raw Talks intenta hacer los recursos del sector mucho más transparentes. En esta entrevista conocerás más acerca de por qué los gobiernos tienen tantas dificultadas en el manejo de recursos y qué pasos están tomando para cambiar las cosas. También, hablamos de lo que los inversos en las compañías extractivas deberían pensar a la hora de asignar su capital en países dependientes de recursos, tanto ahora como en el futuro.

¿Podrías explicarnos un poco acerca de Raw Talks y a quién deseas influenciar?

¡Muchas gracias por invitarme! Nosotros empezamos Raw Talks hace dos años, y ha sido un viaje muy emocionante hasta ahora, respaldados por nuestros sponsors en el Banco Interamericano de Desarrollo y el Instituto Federal de Geociencias y Recursos Naturales (BGR). Raw Talks es la primera plataforma de video de este tipo. Publicamos entrevistas con pensadores y profesionales del área de los recursos naturales y el desarrollo.

Nuestra misión es, y lo ha sido desde el comienzo, proveer a todos acceso abierto y gratuito al conocimiento especializado y las nuevas ideas respecto al impacto positivo de los recursos naturales sobre el desarrollo económico. Muchas veces, estas discusiones tienen lugar en conferencias a puertas cerradas o en revistas académicas especializadas. Al llevar la conversación a la red, trabajamos por un debate más amplio e inclusivo.

¿Por qué los gobiernos tienen problemas con el manejo de recursos?

Este es un tema recurrente en nuestras entrevistas. En un video a principios de este año, le pregunté a nuestro Editor en jefe, Nic Di Boscio, la misma pregunta. Dio algunas ideas muy interesantes.

Primero, tenemos que reconocer que el manejo de recursos es multifacético. Los gobiernos tienden a luchar con algunos aspectos particulares. Uno de estos casos es tratar la ciclicidad de ingresos que proviene de la volatilidad de los precios. Con precios fluctuantes, es muy difícil entender el valor de tus bienes, y podrías pensar que eres más rico de lo que en realidad eres, y terminar gastando más de lo que puedes pagar, asumiendo deudas excesivas, por ejemplo. La volatilidad de los precios también tiene implicaciones presupuestarias: resulta muy difícil hacer una planificación económica cuando fluctúa su flujo de ingresos.

Pero no solo los gobiernos luchan contra la ciclicidad. Aunque tendemos a ser muy impacientes con los gobiernos que no logran navegar la ola de precios, la verdad es que las empresas también luchan. Vimos una gran cantidad de valor destruido en el último auge de los productos básicos, con empresas que pagaban excesivamente por activos u oportunidades perdidas.

Es una de las ironías del sector extractivo, según Nic, que el sector público está bajo presión política para consumir, cuando deberían ahorrar (que es cuando los precios son altos); y las empresas están bajo la presión de los inversores para ahorrar, cuando en realidad deberían estar invirtiendo (que es cuando los precios son bajos).

¿Qué pasos están tomando los gobiernos (si los hay) para evitar que las industrias extractivas contribuyan a una nueva “maldición de los recursos”? ¿Qué países están adoptando las políticas correctas?

Estuve en la conferencia UNU-WIDER, y Joseph Stiglitz estaba entre los ponentes. Él dijo que ahora sabemos cómo manejar la maldición de los recursos, pero las lecciones todavía no han sido aprendidas por la mayoría de países. Dicho esto, hay países que han manejado sus recursos bien, o al menos algunos aspectos de la agenda de recrusos.

Encuestamos a nuestros invitados y les pedimos que resalten a un país que ha manejado un aspecto de la agenda particularmente bien. Hay varias sorpresas interesantes, pero Chile, Noruega y Botswana obtienen la mayoría de los votos. Entonces la pregunta se mantiene: ¿las experiencias de estos países son transferibles a otros? ¿Puedes replicar el éxito de, digamos, Noruega? Paul Stevens replicó sin rodeos: “Para replicar la experiencia noruega, tendrías que comenzar con cinco millones de noruegos”. Es un clip fascinante, recomiendo a todos que lo vean.

Aquí no puedo dejar de mencionar nuestra entrevista con Graham Davis, de la Colorado School of Mines. Él argumenta contra la teoría de la maldición de recursos. En su investigación, él no encuentra evidencias que las economías dependientes de recursos crecen en una ratio más lenta que las economías no dependientes de recursos, y argumenta que a largo plazo tienden a estar mejor. Su recomendación es adoptar al sector de recursos como un vehículo para el crecimiento. Con esta afirmación, él reta la sabiduría largamente establecida en este campo. Controversial, y muy poderoso.

La ciclicidad es un hecho de la vida en los mercados de productos básicos y los inversores siempre pensarán que esta vez es diferente. ¿Hay alguna evidencia que sugiera que en el próximo ciclo las cosas serán diferentes para los países que dependen de los recursos?

Una de las primeras entrevistas que lanzamos fue con David Humphreys, ex economista jefe de Rio Tinto y Norilsk, y un brillante economista de recursos. Había publicado un libro, justo antes de la entrevista, titulado “La remodelación de la industria minera”, donde explica por qué el último auge fue diferente de los demás (es decir, China), pero también hasta qué punto fue una manifestación de la naturaleza cíclica de la industria. Él nos advierte a todos: “Cuidado con el paradigma que cambia”.

Le hicimos una pregunta similar a la tuya, y él fue algo pesimista. Él dice que ha habido una gran cantidad de investigaciones sobre cómo administrar mejor las ganancias inesperadas del auge de los productos , pero si miras a tu alrededor y ves qué están haciendo realmente los países, en general no han aprendido las lecciones.

“Quienes no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo”. Uno de los problemas es que la rotación de los funcionarios del gobierno es alta, cambia con los ciclos políticos, y rara vez se quedan el tiempo suficiente para comprender los aspectos fundamentales de la industria. Sin embargo, podríamos decir lo mismo de algunos analistas de la industria jóvenes por desgracia.

La confianza en futuras suposiciones sobre el precio y costo es importante a la hora de hacer decisiones de inversión que puedan alargarse en el futuro. ¿Los gobiernos tienen claro cuáles son los riesgos y cuán difícil son de pronosticarlos?

A menudo hay una asimetría entre el gobierno y los desarrolladores de recursos cuando se trata de la previsión de precios. Las compañías de recursos tienen más conocimiento y experiencia y tienen más recursos dedicados a la previsión que la mayoría de los gobiernos.

Y luego está el tema de la política. Ken Haddow dijo algo relevante: “las escalas de tiempo involucradas en la minería no siempre se prestan muy bien al ciclo político”. Si bien las inversiones en recursos pueden no generar valor durante muchos años después de la inversión inicial, las expectativas de los constituyentes aumentan tan pronto como se anuncia el proyecto, y los funcionarios electos quieren cumplir con esas expectativas de ganancias políticas.

Lo que me lleva al concepto de “La ilusión de la prosperidad”, acuñado por el profesor Paul Stevens. Describe una situación en la que un país ha hecho un gran descubrimiento de petróleo y las expectativas se elevan a niveles enormes, con los medios de comunicación y la gente esperando que todos tengan grifos de baño de oro. El problema es que piensas que eres rico, pero no lo eres.

La solución de Paul es un gobierno que se atreva a decir: “mira, estaremos mejor como resultado de este descubrimiento, pero no nos convertiremos en una sociedad muy rica de la noche a la mañana”. Es más fácil decirlo que hacerlo para alguien que busca ser reelegido. Curiosamente, también dice que hay un rol aquí para el desarrollador de recursos, que es ayudar a los gobiernos a desarrollar la capacidad de comprender mejor estos problemas.

¿Por qué a los inversores individuales deberían importarle más el impacto más amplio que las industrias extractivas podrían tener en el país en el que están invirtiendo?

Dos palabras: riesgo y valor. Se confía en las empresas para extraer, procesar, transportar y comercializar recursos que pertenecen a las naciones. Hubo un momento en que las empresas de recursos podían moverse libremente, suponiendo que pagar impuestos era suficiente. Ese ya no es el caso. Hoy en día, los mejores recursos se encuentran cada vez más en entornos operativos desafiantes, con altas expectativas tanto del gobierno como de la gente, que desean ver beneficios tangibles en su camino. Si no puedes brindar eso, no estarás por mucho tiempo. Ya no es el único problema del gobierno.

Hicimos una entrevista sobre el tema de la licencia social para operar con Daniel Litvin de Critical Resource. Él describe una licencia social débil en proyectos que enfrentan una fuerte oposición social. Una licencia débil puede provocar retrasos, interrupciones y, en algunos casos, el cierre del proyecto -la pesadilla de cualquier inversor. Pero el punto clave para los inversionistas es que pueda mitigar estos riesgos al comprender su proyecto y su entorno operativo, y al administrar activamente los desafíos potenciales.

Pensando en la sostenibilidad específicamente, ¿qué riesgos deben conocer los inversores individuales?

Tendré una perspectiva de futuro aquí.

En el sector petrolero, hay una gran pregunta en torno a la transición energética y sobre el final de la era del petróleo. ¿Los consumidores van a obligar un distanciamiento de la era del petroleo y, en caso afirmativo, cuándo? Para aquellos interesados en el futuro de la energía, recomiendo una excelente entrevista de RAW Talks con Seb Henbest de Bloomberg New Energy Finance.

En cuanto a la minería, vuelvo a nuestra entrevista con David Humphreys (¡es una entrevista muy buena!). Él señala que, en el pasado, la minería tendía a enfocarse principalmente en temas subterráneos, es decir: ¿qué hay ahí abajo y cómo lo sacamos? Pero cada vez más, la industria se está centrando ahora en todos los temas sobre el terreno: acceso a la tierra, gestión de residuos, consumo de agua, emisiones de CO2. Él dice que “el atractivo de estos otros sistemas de recursos es potencialmente una restricción tan grande en la producción futura como la disponibilidad de materia prima en el suelo”.

Las relaciones comunitarias seguirán siendo críticas. Considere los cambios introducidos por la nueva tecnología. Por un lado, el progreso tecnológico puede reducir el riesgo de daños ambientales y mejorar la salud y la seguridad. Por otro lado, la automatización reducirá lo que las compañías de recursos pueden ofrecer en términos de beneficios para la comunidad, es decir, trabajos locales. Tuvimos esta conversación con Jon Samuel de Anglo American. Creo que este es un área que será cada vez más importante para las empresas en el futuro.

En los últimos años, hemos visto aparecer escándalos de corrupción en varios países que impulsaron el auge de los productos básicos, siendo Brasil el mejor ejemplo. ¿La corrupción va de la mano con el auge de los recursos?

Discutimos esta cuestión en profundidad con Daniel Kaufmann, Presidente del Instituto de Gobernanza de los Recursos Naturales. La gobernanza, la transparencia, la corrupción son temas muy importantes para las naciones de recursos.

La “riqueza de recursos”, como lo llama Daniel, plantea desafíos particulares y uno de esos desafíos es el hecho de que los grupos de élite pueden capturarlos fácilmente, y esto aumenta las posibilidades de que ocurra la corrupción.

¿La corrupción aumentó durante el último auge de los productos? Sí, en promedio, de acuerdo con el Índice de Gobernanza de Recursos de NRGI. Los países ricos en recursos también retrocedieron de manera más general en términos de gobernabilidad durante los años de auge. Y eso se debe a que los incentivos son perversos durante estos períodos, lo que significa que hay mucho más dinero involucrado, y la oposición se puede comprar. Sin embargo, hay muchos ejemplos de países que se han desempeñado muy bien durante el boom y se han fortalecido.q

¿Dónde mis lectores pueden encontrar más acerca de ti y tu investigación?

Únete a nosotros en línea. Tenemos nuestro sitio web www.rawtalks.org, donde puede leer más sobre nosotros y encontrar nuestras entrevistas. Luego están las redes sociales donde pueden seguirnos para mantenerse al día con nuestras publicaciones y discusiones: You Tube, Twitter y LinkedIn.

Regularmente participamos en conferencias, como Indaba o PDAC, para moderar la discusión en vivo. Por lo general, son muy divertidas e informativas. Puedes verlas al seguirnos en las redes sociales.

¿Cuáles son tus planes para Raw Talks en el futuro?

No puedo decir mucho todavía, pero hay cambios en el horizonte, ¡cambios significativos y muy emocionantes! En pocas palabras: más productos, más regularidad.

Fundamentalmente, sin embargo, seguiremos siendo los mismos: continuaremos trabajando para discernir lo importante de lo anecdótico en el debate sobre recursos extractivos y desarrollo; y ser, cada vez más, un depositario de conocimiento e información, divertido y gratuito para todos.

 

Autor: Peter Sainsbury

Publicado por  Materials Risk, traducido por Tinta Verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
LinkedIn
YouTube
Email