Lineamientos para el Plan de Competitividad y Productividad Nacional

Por: Alessandra Lema Echegaray

Un plan para el impulso de la productividad

En julio del presente año el Consejo Nacional de Competitividad y Formalización, presentó la versión para comentarios del Plan de Competitividad y Productividad Nacional, en el que se contemplan los principales ejes para impulsar la competitividad y productividad.

La competitividad de un país es la capacidad que este tiene para producir bienes y servicios al mejor precio y de mejor calidad. En este sentido, el Perú se encuentra en una situación no muy alentadora:

Según el Foro Económico Mundial, Perú se encuentra en el puesto 72 de 137 países, once posiciones menos que en el 2012. También, en el documento se contemplan los principales pilares que impulsan la competitividad y productividad de un país y se tiene como resultado un ranking en el que tampoco llegamos a las mejores posiciones.

Es así como, en los pilares de: infraestructura quedamos en el puesto 86, (siendo el 1er puesto el mejor y el 137 el peor); salud y educación primara, 93; innovación, 113, mercado laboral, 129; comercio exterior, 68; sofisticación de los negocios, 80 e instituciones con el puesto 116.

Estos alarmantes resultados requieren de un adecuado enfoque hacia el objetivo de mejorar la productividad, para esto debemos preocuparnos por mejorar la calidad de vida de cada uno de los peruanos.

 

Productividad peruana

El director ejecutivo del Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial de la Cámara de Comercio de Lima, el Dr. César Peñaranda Castañeda, argumenta que

“Me parece notable haber considerado la productividad como pieza fundamental del plan, lo calificaría como una política de estado, significa que, al margen del gobierno de turno, se siga implementando una política en pro de aumentar la productividad que conduce a incrementar la competitividad.”

Por consiguiente, al ser un país con una gran riqueza minera, agropecuaria y pesquera es preciso que se impulse la productividad de nuestros recursos, dando prioridad a la calidad y a la inversión sostenible y eficiente.

Es así como se pueden destacar iniciativas y proyectos mineros en marcha para el 2019 como: Corani, la ampliación de Toromocho, B2, Quellaveco, Mina Justa, Quecher, Pampa de Pongo, Ariana y la ampliación de Pachapaqui; supervisados por la recientemente creada Dirección de Sostenibilidad Minera cuya misión será velar por viabilizar las inversiones y por las adecuadas relaciones entre la población, la empresa y las autoridades; además, reforzará la labor de la oficina de gestión social del MEM quienes se encargan de los conflictos sociales.

Si hablamos de nuestra productividad agropecuaria y de exportación, esta se encuentra en la mira del mundo ya que productos como la palta y el arándano han aumentado su demanda enormemente. Luis Alfaro Garfias, ex Director de Emprendimiento, Inversión e Innovación de Sierra y Selva Exportadora señala que existe una gran oportunidad en el desarrollo de productos orgánicos de calidad:

“Se debe trabajar con los pequeños productores quienes poseen en promedio por hectárea entre 1 a 2ha. Si trabajamos en estandarizar la calidad del producto, asegurando al cliente y otorgándole una mayor productividad por hectárea, la de arándanos, por ejemplo, podría llegar a mas de cien mil dólares”

No obstante, estos pequeños productores ubicados principalmente en la sierra y selva se encuentran en su mayoría desinformados debido a la falta o dificultad de acceso a las telecomunicaciones, la indiferencia del estado y la corrupción de sus gobiernos regionales.

Al respecto, Alfaro Garfias menciona que “El programa de televisión Sierra y Selva Exportadora promovía la esperanza para los productores. Mucha gente me comentaba que gracias a este programa se sentían orientados a qué hacer con sus productos. Lamentablemente éste se dejó de emitir.”

 

Empecemos desde lo básico

El ex funcionario de Sierra y Selva Exportadora señala que el país atraviesa una crisis sistémica de estado en el que los tres poderes se encuentran en emergencia:

“En nuestra constitución no esta por escrito la visión, misión, objetivos y finalidades de cada uno de los poderes del estado, así como cualquier otra organización. Esto, se debe colocar explícitamente en la carta magna, se debe escribir que las instituciones deben velar por generar oportunidades y condiciones para el beneficio de todos los peruanos. En consecuencia, aquel funcionario cuya labor no contribuya a los objetivos de generar este bienestar, esta cometiendo una falta y si es para beneficio propio, un delito.”

La falta de institucionalidad genera que los demás pilares se debiliten y no llegue el progreso y bienestar para la mayoría. Si desglosamos las consecuencias de no atender adecuadamente este eje, nos encontramos con una fila de piezas de dominó en cuya cabeza se encuentra el estado. Es decir que, si el estado cae, las demás piezas como la innovación, educación, salud e infraestructura se vienen abajo.

 

Capital humano para impulsar la productividad

La preparación profesional es un tema largamente desatendido (recordemos que el Perú ocupa el puesto 93 en salud y educación primaria y 129 en mercado laboral) en el que se evidencia la indiferencia de las autoridades por preparar gente capacitada para impulsar la economía de la nación.

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática – INEI, en el 2015 se matricularon 979 mil personas en universidades privadas y en el 2016 se titularon 37 584. Esto indica una falta de atención al estudiante de educación superior.

De acuerdo con lo dicho, el Dr. Peñaranda expresa que el problema es el bajo nivel de preparación que tienen las universidades ya que estos profesionales no calzan con la demanda laboral:

“Las empresas demandan un perfil de profesional con ciertas características para ciertos tipos de carrera y las universidades están ofreciendo otra cosa; además, lamentablemente en el Perú no esta muy bien visto que un estudiante que esta en el colegio siga una carrera técnica. Entonces llegamos a dos situaciones: no tenemos los técnicos en numero ni en capacidad que requiere la actividad productiva y segunda, en cuanto a universitarios no hay un match entre lo que demandan las empresas y los egresados.”

En este sentido, esta falta de interés por la calidad de capital humano también se puede observar en la imperante informalidad. Al respecto el Dr. Peñaranda indica que el 99% del universo empresarial son micro y pequeñas empresas de ese porcentaje el 84% son informales:

“Esto se debe a que su productividad es muy baja, la política tributaria no los favorece, la política laboral es rígida y no pueden cumplir con los sobrecostos. Entonces, si se eleva la productividad de las empresas, estas van a poder enfrentar mejor estas trabas.”

De acuerdo con lo mencionado, se entiende que para las MYPES es mejor seguir siendo informales, por lo que es tarea del estado velar por que estas empresas vean atractiva y beneficiosa la formalización.

 

Ciencia e innovación

Lo dicho anteriormente, se traduce, además, en una carencia innovadora motivo por el cual, en cuanto a innovación, nos encontramos por debajo de Nigeria en el puesto 113. De ahí que, de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, en el 2016 el Perú ha presentado únicamente 72 patentes, comparados con China cuyo numero total de patentes en el mismo año supera el millón.

Sin embargo, tenemos la gran oportunidad de investigar nuestros recursos agropecuarios los cuales son tan demandados en el mercado mundial como los anteriormente mencionados arándanos:

“Sierra y Selva exportadora presentó un proyecto con el departamento de biotecnología de la Universidad de la Molina con el fin de investigar la domesticación de los arándanos nativos de Cajamarca, de los cuales se ha descubierto que poseen una mayor cantidad de antioxidantes que los arándanos comunes. Entonces se tiene que desarrollar la mejor especie para poder competir en calidad y ser los mejores productores de este tipo de arándanos. En este momento estamos en el segundo año de domesticación de los arándanos nativos.” menciona Luis Alfaro.

 

Los comentarios del Plan

El plan presentado en julio es una versión para comentarios en donde los mismos fueron aceptados hasta el día 15 de agosto del presente año. Al respecto los dos especialistas coinciden en que falta incluir las acciones a tomar para ejecutar el plan a corto, mediano y largo plazo, además el Dr. Peñaranda sugiere que “Debe haber indicadores que midan estos resultados y se pueden tomar los 114 que salen en el Foro Económico Mundial; por otro lado, tampoco se ha considerado un consejo consultivo que involucre al sector privado siendo este el que finalmente ejecuta las acciones y el que opera las empresas.”

La Cámara de Comercio de Lima le ha hecho llegar al presidente, al primer ministro y al titular de economía sus comentarios al plan sugiriendo, además, que esta entidad se integre al consejo consultivo.

Finalmente, el Plan Nacional de Competitividad y Productividad es también una radiografía de nuestra realidad, nos enseña nuestras mas profundas carencias en cifras, pero además nos enseña que, con una adecuada planificación, el compromiso de las autoridades, el apoyo del sector privado y una ciudadanía informada y capacitada las actuales cifras quedarán en el pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
LinkedIn
YouTube
Email