Gestión Responsable y Sostenibilidad Corporativa

Creatividad e Innovación del líder

El lugar de las nuevas oportunidades de negocio se llama creatividad e innovación. Dentro de este esquema, la perspectiva estratégica más importante es la sostenibilidad de la compañía y la rentabilidad del negocio. ¿Qué está pasando en nuestros días y qué viene para el futuro cercano del sector
corporativo?

Cuando hablamos de la rentabilidad del negocio va a depender mucho de tus expectativas de retorno económico, sector al que te dediques, niveles de inversión ejecutados, recursos con los que cuentas y otras variables que puede definir una serie de matices para tu intervención. Pero cuando hablamos de sostenibilidad de la compañía, hay un lugar común: ¿qué debo hacer para que mi empresa y mi negocio sean sostenibles en el tiempo?

La sostenibilidad corporativa atraviesa por una serie de categorías que las empresas eligen seguir, sobre la base de su propia actividad productiva, modelo de gestión, alcance operativo, plan de crecimiento, desafíos de contexto, entre otras variables que enfrentan en su día a día.

La sostenibilidad corporativa es un enfoque que involucra conceptos de mucho mayor alcance a la tradicional gestión empresarial que todos nosotros conocemos desde nuestros estudios básicos de negocios o desde la experiencia en la gestión, propiamente dicha.

Los nuevos modelos de gestión para la sostenibilidad van mucho más allá de responsabilidad social, calidad total, alta productividad o la excelencia operacional, por ejemplo; ya que se conciben y desarrollan incorporando tres ideas altamente vinculadas, en el mismo nivel de importancia:

1. La viabilidad económica y financiera, que contiene la estructura
corporativa; así como la generación de rentabilidad y crecimiento del
negocio.

2. La propia Responsabilidad Social con sus diversos stakeholders,
incluyendo a la comunidad local y a sus trabajadores,
fundamentalmente.

3. La responsabilidad medioambiental con el cuidado de la biodiversidad y
el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales.

La mayoría de empresas del primer mundo hace tiempo que tienen bastante clara esta apuesta por ser sostenibles. Para ello, eligen algunas estrategias que les ayuden a posicionar su compromiso, vinculando estos tres componentes en el mismo nivel de importancia, evitando darle preferencia radical a la rentabilidad, por ejemplo, frente al cuidado ambiental o la responsabilidad social. Han aprendido (y estoy seguro que muchas empresas de nuestro entorno nacional también lo han hecho) de que el intangible más valioso de su gestión desemboca en algo tan simple pero profundo y determinante como es la Reputación Corporativa.

Una buena Reputación Corporativa se construye sobre los cimientos de un buen balance operativo de estos componentes mencionados, de manera interdependiente. La pregunta es, ¿cómo se hace? La respuesta parece simple: con una gestión responsable. ¿Y cómo aprendo a hacer gestión responsable en estos tiempos de crisis económica, presión bursátil o desafíos de costos? Aquí la integridad, valentía y capacidad del líder es central. Todo, mayormente, se centra en el líder.

Naciones Unidas nos está dando un buen aporte conceptual y metodológico, con variables e indicadores claves: los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como un marco de intervención. Con ello, aplicando un planeamiento operativo básico, buenas intenciones e innovación, el camino no es complejo hacia la gestión responsable.

Pero al final, la visión y capacidad del líder será quien centre la ruta y aliviane los desafíos que las empresas del siglo XXI ya tienen en su cotidianidad operativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
LinkedIn
YouTube
Email