La UE apoyará con 12 millones de euros la lucha contra las drogas y el crimen en Perú

La Unión Europea (UE) apoyará con 12 millones de euros la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado en Perú mediante la formación de policías, fiscales y jueces, gracias a un convenio suscrito hoy en Lima.

El convenio reforzará tres centros de capacitación y apoyará a formadores, actualizará los planes de estudio e implementará un número de sesiones de formación para el personal seleccionado en instituciones especializadas de la UE.

También contempla la facilitación y articulación de la cooperación entre las instituciones públicas encargadas de la investigación del delito, además del apoyo al Observatorio Peruano de Drogas a cargo de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida).

Asimismo, reforzará los sistemas de monitoreo de cultivos de coca, lo que permitirá la generación de evidencias científicas sobre las que se pueda desarrollar políticas nacionales coherentes y consistentes.

El convenio fue suscrito por el ministro peruano del Interior, Mauro Medina; el presidente ejecutivo de Devida, Rubén Vargas; el embajador de la Unión Europea (UE) en el Perú, Diego Mellado; y el representante de la Agencia Peruana de Cooperación Internacional (APCI), Eduardo Sal y Rosas.

Medina explicó que el compromiso de la UE es para invertir estos 12 millones de euros en un plazo de cinco años, hasta 2023.

Por su parte, Mellado apuntó que el compromiso de la Unión Europea “puede extenderse hasta 25 millones de euros, dada la importancia de sus alcances en la lucha contra el crimen organizado y el tráfico ilícito de drogas”.

“Hay que tener en cuenta la dimensión internacional del crimen, por eso hace falta una cooperación internacional para combatirlo. Nosotros tenemos esa experiencia y también equipos para esta lucha”, valoró Mellado.

El asesor de Devida Fidel Pintado señaló que la UE es un socio estratégico en la aplicación de la política antidroga en el Perú y destacó que gracias a estas alianzas, especialmente con la cooperación estadounidense, alemana y española, se pudo recuperar el Alto Huallaga, la segunda mayor cuenca cocalera del país.

“Se logró tener en el Huallaga una zona libre de terrorismo y la erradicación de casi 100.000 hectáreas de cultivos ilegales de hoja de coca”, materia primera de la cocaína, dijo Pintado.

El especialista explicó que el objetivo de Perú es ahora replicar esa experiencia en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), la mayor cuenca cocalera del país, que alberga casi la mitad de los 43.900 hectáreas cultivos ilegales de hoja de coca que hay esparcidas en todo su territorio.

Perú está considerado actualmente como el segundo productor mundial de cocaína, por detrás de Colombia, con una producción de alrededor de 400 toneladas anuales, según las últimas estimaciones oficiales, droga que en su mayor parte va hacia Estados Unidos, Europa y Brasil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
LinkedIn
YouTube
Email